No hay justicia para Rachel Corrie, o Palestina

Un día como hoy hace doce años Rachel Corrie, una joven estadounidense activista de los derechos humanos de 23 años, fue aplastada por una excavadora militar israelí mientras protegía pacíficamente las viviendas palestinas en Gaza de la demolición. Durante estos últimos 12 años, la familia de Rachel ha buscado a los responsables de su muerte, mientras que también sacan a la luz las continuas violaciones de Israel en los Territorios Palestinos Ocupados.

rachel corrieA pesar de los esfuerzos de la familia Corrie, y de la sociedad civil palestina, los registros durante estos años es una impunidad en curso. Hemos visto más violaciones del derecho internacional por el ejército israelí en la Franja de Gaza: la “Operación Plomo Fundido” (2008-2009), donde se estima que el 80 por ciento de los más de 1.400 palestinos muertos eran civiles, y este pasado verano más de 2.130 palestinos , incluyendo más de 500 niños, murieron durante un asalto de 50 días en Gaza. De acuerdo con las Naciones Unidas, por lo menos 142 familias palestinas perdieron entre tres o más miembros en un solo ataque israelí. Setenta y tres israelíes, de los cuales siete eran civiles, murieron durante el conflicto del verano pasado. La construcción de asentamientos ilegales ha continuado en Cisjordania y Jerusalén Este, al igual que la represión por parte de Israel en las protestas pacíficas en el territorio palestino ocupado.

El Tribunal Supremo de Israel concluyó el mes pasado, que Israel no era responsables de las acciones militares en la Franja de Gaza, el responsable de la muerte de Rachel sólo se le reiteró la absoluta inmunidad, la generalizada impunidad, de que disfrutan los funcionarios israelíes.

La familia Corrie había solicitado al Tribunal Supremo de Israel hacer cumplir, no ignorar: la ley, pero el Tribunal aceptó el argumento de Israel, de que Rachel no entraba en las protecciones del derecho internacional humanitario. El Tribunal rechazó los argumentos que no había empezado ninguna “actividad de guerra” cuando Rachel murió aplastado, esencialmente declarando que toda la Franja de Gaza era una zona de guerra y todos los presentes  allí tenían un objetivo legítimo o al menos aceptable a “daños colaterales”. La Corte afirmó efectivamente el testimonio de un coronel israelí que toda Gaza – con sus 1,8 millones de niños, mujeres y hombres – es una zona de guerra y que no hay civiles en la guerra. El Tribunal no aplicó el estatuto de la ley diseñada para la guerra y la ocupación, ni los Convenios de Ginebra, o citó las obligaciones de las partes en el conflicto que deben tomar todas las precauciones posibles para preservar la vida civil en todo momento. En su lugar, se encontró que Israel no podía ser considerado responsable de cualquier muerte u otros daños a los civiles causados por las acciones de sus fuerzas armadas, sobre la base de la exención de los militares de la responsabilidad civil bajo la ley israelí.

El Tribunal Supremo también rechazó la alegación de los Corrie ‘que la investigación del ejército israelí sobre la muerte de Rachel era fundamentalmente errónea porque los funcionarios no interrogaron a los testigos claves ni obtuvieron las pruebas correctamente. Entre otras cosas, se reveló en el transcurso de los procedimientos judiciales, que un funcionario del distrito israelí no sólo incumplió una orden judicial cuando realizaron la autopsia sin un representante de la embajada estadounidense presente, también se realizaron muestras de tejidos y órganos del cuerpo de Rachel que aún no han sido devueltos a la familia Corrie. El Tribunal Supremo remitió esta macabra parte de la apelación ante el tribunal de primera instancia en Nazaret para su consideración.

Hace doce años, el ex primer ministro israelí Ariel Sharon prometió a George W. Bush que habría una investigación “exhaustiva, creíble y transparente” sobre el asesinato de Rachel. Incluso el gobierno de Estados Unidos había llegado a la conclusión anterior de que esta promesa aún tenía que cumplirse, pero el Tribunal Supremo de Israel aceptó el testimonio y pruebas presentadas por las autoridades israelíes al por mayor.

Rachel en Rafah

Rachel Corrie de pie ante un bulldozer israelí en Rafah, Gaza. (Foto: AP)

De hecho, fue Estados Unidos, que instó a los Corrie presionar para obtener justicia en los tribunales israelíes, sin embargo, en 2006, los Departamentos de Justicia y Estado de EE.UU. presentó un escrito oponiéndose a nuestra demanda en Washington en nombre de los Corrie y las víctimas palestinas contra de Caterpillar, la corporación estadounidense que vendió a Israel las excavadoras sabiendo que eran utilizados para cometer violaciones del derecho internacional. (Este caso, presentado por el Centro para los Derechos Constitucionales y la Clínica Jurídica de Ronald A. Peterson de la Facultad de Derecho de la Universidad de Seattle, junto con el Centro Palestino para los Derechos Humanos, fue rechazado). Los Estados Unidos todavía no han hecho una declaración en respuesta de la última decisión israelí del pasado.

Desde que presentó el caso en Haifa, Israel, en 2005, los padres de Rachel han viajado a Israel durante las 15 fechas de audiencia que se han distribuido en 16 meses en 2011, y estuvieron presentes tanto en la entrega de la decisión del tribunal de distrito en 2012 y en la audiencia del Tribunal Supremo en 2014. Después del veredicto, los Corrie declararon, “Nuestra familia está decepcionada pero no sorprendida. Esperábamos un resultado diferente, aunque nos hemos dado cuenta a través de esta experiencia cómo todas las instituciones de Israel están implicados en la impunidad de que disfruta el ejército israelí”.

Familia Corrie

Los padres de Rachel han viajado constantemente a Israel por el caso de su hija. Foto: Archivo

Con el pésimo historial israelí para proporcionar justicia a las víctimas – incluyendo tanto los palestinos y las víctimas estadounidenses – no es de extrañar que Palestina se haya incorporado recientemente a la Corte Penal Internacional (CPI). La falta de investigaciones adecuadas en todos los ámbitos demuestra que Israel no está dispuesto, si no también son incapaces, para llevar a cabo investigaciones exhaustivas, creíbles y transparentes en los delitos cometidos por sus fuerzas armadas.

Debido a su jurisdicción sólo se remonta a junio de 2014, la CPI no será capaz de proporcionar la rendición de cuentas y la justicia que los Corrie hasta ahora se les ha negado en los tribunales israelíes y estadounidenses. Pero muchos esperan que sea capaz de proporcionar al menos alguna medida de justicia para las miles de víctimas palestinas de graves violaciones cometidas por los militares israelíes. Con un examen preliminar abierto por el Fiscal de la CPI en enero, los días – los años – de impunidad pueden estar llegando a su fin.


Fuente: No Justice for Rachel Corrie – or Palestine

Autor: Katherine Gallagher es abogado del Centro para los Derechos Constitucionales en Nueva York, y vicepresidente de la Junta Internacional de la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH). Fue co-abogado de los demandantes en el caso de Rachel Corrie en los Estados Unidos contra Caterpillar, y observador del juicio Corrie en el Tribunal de Distrito de Haifa en octubre de 2010. Su blog antes de la audiencia de apelación está aquí.

Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org.

Fuente: Katherine Gallagher, The Huffington Post / Traducción: Palestinalibre.org